Corredores, ¿usamos bien las redes sociales?

Corredores, ¿usamos bien las redes sociales?

     Hace unos años era impensable, pero hoy en día hay dos herramientas que sin duda nos ayudan a disfrutar más y mejor de nuestro deporte. Su influencia en el día a día y en los entrenamientos  han cambiado  las dinámicas técnicas y sociales de los  grupos de atletismo y clubes:

  • Una de ellas son los relojes con pulsómetro y GPS, que dan feedback de muchos parámetros de nuestro desempeño y el de los compañeros a la hora de correr.
  • La otra son las redes sociales, entre ellas Facebook, Twitter, Instagram, y cómo no, Whatsapp.

     La primera ya la abordamos el año pasado y  es normal encontrar mil artículos al respecto. La segunda de ellas, las redes sociales, por el contrario, es algo que no se suele abordar. Esta semana lo hacemos.

     Hay unas diferencias marcadas entre las redes que:

  • Se basan en comentarios en un eje central o muro (personal o grupal) en forma de texto, videos, fotografías y documentos, en las que voluntariamente damos, o nos dan, acceso al generar un perfil.
  • Se basan en grupos (Whatsapp, Telegram o Line) unidos a nuestro número de teléfono.

     El primer tipo de redes sociales están concebidas para compartir nuestra vida personal y deportiva con la gente que nos interesa o con los colectivos que nos interesan como pertenencia o referencia. Es un espacio más o menos privado o público. Es de carácter más informativo que interactivo,  y  a pesar de tener chats asociados a ellas, no se le otorga la inmediatez y utilidad  próxima de las segundas. Es cierto que un  tipo de uso u otro,  el contenido que generemos o al que respondamos,  o como lo respondamos, irá definiendo nuestra personalidad o estilo comunicativo, y que puede haber un mal uso de muchos tipos, pero nunca irá mucho más allá de un comentario que se borra  o un contacto que se elimina a corto o medio plazo; de un comentario desafortunado o mal medido  o de un usuario que nos deja de despertar interés.

     El segundo tipo de redes sociales son las más peligrosas. Son los  famosos grupos. Nuestro papel y satisfacción en ellos van mutando a lo largo del tiempo. Se crean para un contacto rápido e informativo, pero sin el debido cuidado acaban pervirtiéndose en un uso social en el que todo vale.

     Y es aquí dónde Club Corredores quiere dejar las cosas claras y mostrar un estilo a seguir.

  1. De forma permanente tenemos un grupo de Whatsapp por cada sede, otro de corredores federados en Madrid y otro de entrenadores.
  2. De forma puntual creamos grupos con motivo de una carrera o viaje oficial que se cierran el lunes siguiente a la competición.

     Estos grupos tienen un carácter institucional e informativo y se pretende que estén los máximos socios. Las únicas intervenciones regulares son de los responsables del Club (salvo alguna consulta puntual que rápidamente se pasa a mensajes privados) e incumplirlo  conlleva unos días de expulsión.

        c. Paralelos a estos grupos, y para garantizar la salud de los primeros, suele haber generados otros más informales. En estos de forma proactiva se fomenta el compañerismo, la amistad, se comenta como han ido los entrenamientos del día,  la actualidad, se hacen bromas, se comparten fotos  y se va creando un espíritu o filosofía dinámica y particular.

       Normalmente generan un gran número de mensajes que van reforzando nuestro esfuerzo diario,  nuestros objetivos y preocupaciones y son una gran red de apoyo a nuestra dedicación deportiva y personal. Nos ayudan a ir conociendo mucho la personalidad de cada cual. Normalmente casi todos los miembros acabamos por tenerlos en función silencio para evitar saturarnos.

     La falta de habilidades para expresar o entender a los demás, y las dispares personalidades, como ocurre en el contacto cara a cara, es una gran frontera en muchas ocasiones en estos grupos. Otras veces es el tipo o frecuencia de uso, también dispar,  lo que puede llegar a hacernos sentir más o menos cómodos en algunos momentos. Por todo esto nadie deberá ofenderse si alguna persona decide abandonar el grupo, e ingresar o no  en otro momento, o adoptar un rol más pasivo o directamente no querer formar parte.

     Lo que nunca deberemos perder de vista es lo que nos une, nuestra pasión común, correr, y dejar al margen cualquier atisbo de discusión que se aleje de temas deportivos, y que sin duda encuentre la mejor solución en el mundo real.  

     Por lo tanto, una contestación fuera de lugar de una persona a otra se considerará una falta de respeto siempre a nivel grupal y con ello una disculpa general es el mínimo como moneda de cambio para seguir.

     Club Corredores y sus redes,  así como todos los miembros con responsabilidad organizativa, comunicativa y técnica, siempre estaremos a tu disposición esbozando una sonrisa al otro lado de la pantalla,  imaginando que al otro tenemos asegurada la tuya.

 

By Nemo.

Los comentarios están cerrados.